Guía de lectura de ‘Esbozo de sensatez’, de Chesterton

Esbozo de sensatez (The Outline of Sanity, 1927) -dedicada a la crítica del capitalismo y a la propuesta de una sociedad alternativa- es una obra compleja, tanto por la naturaleza de la materia como por el modo en que se formó, reunión artículos del GK’s Weekly. En el Chestertonblog estamos publicando algunas de las ideas y propuestas de Chesterton -que pueden encontrarse haciendo click en la nube de tags (Esbozo de sensatez)-, pero ya podemos ofrecer aquí una guía para entender la compleja estructura del libro y hacerse una idea más cabal de su propuesta.

El objetivo de GK en Esbozo de sensatez no es sólo la crítica de la sociedad capitalista en sus distintas manifestaciones –monopolios, proletariado, plutocracia, grandes comercios, fábricas, desigualdad social, etc.-, sino la propuesta de una sociedad más justa, donde la propiedad de los medios de producción esté distribuida adecuadamente, para que cada uno pueda vivir sin depender de las organizaciones, sin una estructura de empleo por cuenta ajena o servil -palabra acuñada por su amigo Hillaire Belloc-. En esto consiste la sensatez de la que se habla en el título del libro.

En realidad,  fiel a su estilo, Chesterton no es desordenado -porque sabe lo que quiere y cómo conducirnos a su objetivo, sino más bien desorganizado: el resultado, sintéticamente, es que en su discurso, se entremezcla continuamente la crítica del sistema económico que tenemos, lo que se puede hacer para arreglarlo y la defensa del distributismo en un ambiente hostil al mismo.

No sólo tenemos un sistema económico de efectos perversos, sino que éste está reforzado por un conjunto de expertos economistas de los que se hacen eco los medios de comunicación –que también son empresas que necesitan ganar dinero. Esto ha creado un ambiente proclive a la riqueza y la acumulación, manifestado en el apoyo a las grandes empresas por parte del Estado y de la mayoría social. De hecho, es lo que ocurre hoy: puesto que las grandes empresas aportan mucho dinero a las cifras macroeconómicas, se consideran imprescindibles para el desarrollo de un país, sin considerar los efectos negativos de la concentración de propiedad y poder. De ahí que resulte –ya en tiempos de Chesterton- muy difícil imaginar un desarrollo social sin esas grandes estructuras que –con el apoyo del Estado y la difusión de las falacias de los economistas- parecen ser la única forma de sacar adelante la sociedad.

Chesterton arremete contra este sistema capitalista –y contra el socialismo, que supone igualmente la privación de la propiedad para la gente corriente- y los defensores del mismo, que además se han vuelto muy críticos con la propuesta distributista de Chesterton y sus compañeros. Así, es preciso luchar contra el sistema, contra sus propios críticos y contra la mentalidad extendida entre la gente.

También es consciente de que hay dos formas de actuar en contra de este sistema: la primera es desde el propio Estado, a través de la ley –cosa que parece ya difícil-. Pero la segunda -que la gente apoye la pequeña propiedad- sería viable si de verdad quisieran, puesto que el consumo es libre y voluntario. Chesterton propone medidas negativas –como detener la concentración de la propiedad- y medidas positivas –favorecer los autónomos y pequeños propietarios, para evitar la polarización en dos clases sociales-.

Pero la gente no parece verlo factible. Por eso, cuando GK propone medidas, repite que si se advirtiera que se pueden hacer cambios y combatir al capitalismo, la gente se animaría a seguir avanzando en el sistema. Aunque insiste continuamente, es evidente que en este tema la gente no le hizo mucho caso. Así, Chesterton critica de la gente que prefiera un sistema servil a un sistema de propietarios:

Cuando se tuviera una cantidad considerable de pequeños propietarios, de hombres con la psicología y la filosofía de la pequeña propiedad, entonces se podría empezar a hablarles de algo más parecido a un acuerdo general justo sobre sus propios planes; algo más parecido a una tierra adecuada para vivir los cristianosSe les puede hacer comprender -al contrario que a plutócratas y proletarios- por qué no debe existir la máquina si no es al servicio del hombre, por qué las cosas que nosotros mismos producimos son queridas como hijos nuestros, y por qué podemos pagar demasiado caro el lujo, con la pérdida de la libertad. (ES, 07-04).

Esta misma entrada ha sido colocada en el Chestertonblog como la página Crítica de GK al capitalismo.

Anuncios

4 Respuestas a “Guía de lectura de ‘Esbozo de sensatez’, de Chesterton

  1. Que bonita la frase:
    “…algo más parecido a una tierra adecuada para vivir los cristianos.”
    Porqué no hacemos nosotros los cristianos esta tierra mas adecuada para vivirla ?. Porqué somos esa mayoría silenciosa que no se hace oír, que no grita, que no hace nada por cambiar las cosas ?.Ya GK criticaba esa pasividad de la gente de su tiempo, pero el tiempo ha pasado, los tiempos han cambiado pero todo sigue igual, o mejor dicho, peor.

  2. Pingback: Así vemos nosotros lo que Chesterton vio sobre la concentración capitalista | Chestertonblog

  3. Pingback: Repensar con Chesterton (y N. Carr) los efectos de las máquinas en nuestras vidas | Chestertonblog

  4. Pingback: Algunos errores difundidos sobre Chesterton (Reseña de R. Jordana en la GER) | Chestertonblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s