Archivo del Autor: migue50

Bertrand Russell vs G. K. Chesterton: ¿Quién debería educar a nuestros hijos?

Este debate fue realizado en la BBC en el año 1935, entre Bertrand Russell y G. K. Chesterton.

Bertrand Russell (1872-1970) fue un filósofo inglés, matemático, activista social quien configuró la filosofía analítica desde la perspectiva lógico-matemática, de corte netamente empirista. Proveniente de una familia aristocrática, sus padres murieron cuando el pequeño Bertrand era un crío. Quedó a cargo de sus abuelos, que lo educaron en un rígido puritanismo. Fue fellow de la Universidad de Cambridge. Al estallar la primera guerra mundial, Bertrand Russell se posiciona como ferviente antibelicista y pacifista, e inicia una campaña contra el servicio militar obligatorio. En 1929, escribe su obra Marriage and Morals en la cual defiende sus ideas sobre educación libre y libertad sexual.

G.K. Chesterton (1874-1936) fue un escritor inglés, polímata. Autodidacta, se dedicó finalmente al periodismo y a la literatura. En su libro Lo que está mal en el mundo (1910) exponía su visión de la educación, defendiendo la labor particular de los padres, y revisando la función de los maestros en la escuela. En 1935, después de pasar un tiempo en España, la BBC le pide a Chesterton debatir con Bertrand Russell. Pues éste había expresamente dicho que él solo aceptaba debatir en la BBC al respecto, si lo hacía con Chesterton.

 [G. K. Chesterton and Bertrand Russell. “Who Should Bring up Our Children? A Chesterton-Russell Debate.” The Chesterton Review XV 4 (Nov 1989): 441-451. This is a transcription of a radio debate first published in November 27, 1935, by the B. B. C. magazine, The Listener.]

Traducido por  Miguel Ángel Romero Ramírez.

A quien agradecemos enormemente que nos haya facilitado esta entrada. Dada su extensión,  la hemos dividido en dos partes.

BERTRAND RUSSELL: En primer lugar, tengo que aclarar un malentendido. Yo mantengo que los padres son, por naturaleza, ineptos para educar a sus propios hijos. No mantengo que alguien esté capacitado naturalmente para esta tarea. Pienso que la educación de los niños es un asunto harto difícil y, en realidad, no hay nadie idóneo para hacerla.  También pienso que hay un tipo de dificultades que los padres tienen en la educación de sus hijos que son realmente más grandes que otros problemas que pudieran tener otras personas. Esto se debe, en parte, por el especial interés que los padres tienen con sus hijos y, también, por otras razones externas que abordaré en un rato. Quisiera, entonces, que ustedes apartaran de sus mentes cualquier prejuicio que pudieran tener como padres y regresaran a aquellos años cuando estaban bajo la autoridad de otros.

Por supuesto cuando se habla de los padres como adecuados por naturaleza para la educación de sus hijos, se piensa generalmente en las madres. Hay un instinto, prejuiciado, que se fija en las madres. Los padres han tenido poca propaganda buena. Pero permítasenos gastar un tiempo en los padres. Hay muy pocos ejemplos en la historia de niños que hayan sido educados por sus padres. Puedo recordar en este momento solamente dos: Hannibal y John Stuart Mill. Ahora bien, Hannibal, como todos recordamos, llegó a un final terrible. Respecto a John Stuart Mill pienso que debe ser admitido por todo el que haya leído sus obras que Mill arruinó su vida intelectual por miedo al fantasma de su padre: cada vez que estaba a punto de llegar a una conclusión recordaba que su padre pensaba de otra manera. Entonces, se las arreglaba de una manera u otra para llegar a un acuerdo -bastante irreal- entre su padre y la verdad. Él mismo dice en su autobiografía -o al menos lo insinúa- que la educación de los hijos por sus padres es indeseable porque causa que los hijos les tengan miedo a sus padres. Por eso, creo que con esto podemos descartar al pobre padre y concentrarnos en la madre.

Se ha considerado generalmente que se pueden decir más cosas buenas a favor de la madre que del padre. Sin embargo, vamos a considerar algunos hechos significativos que son adversos a la psicología del niño. Antes que nada, hay que recordar que uno de los fines del cuidado de los niños es mantenerlos con vida, mejor que muertos. Si ustedes consideran este propósito podrían recordar que. a lo largo de los últimos cien años en el mundo y especialmente en Oriente, cerca de tres niños de cuatro perecen antes de llegar a la adultez. Si ustedes abren alguna biografía del siglo dieciocho, es muy seguro que comience con esta observación: “Fulano de tal fue el decimotercer hijo, pero de todos solamente tres llegaron a la adultez”. Ahora bien, actualmente en el mundo occidental la mayoría de los niños llegan a la madurez, y este cambio no se ha efectuado por las madres ni por los padres. Ha sido llevado a cabo por los médicos, por las personas que buscaban la mejora sanitaria, por los políticos filántropos y los inventores. Son personas de este tipo las que han disminuido la tasa de mortandad que ha caracterizado a los últimos cien años. No han sido las madres las que han causado el aumento de la vida del niño ni han sido los padres, han sido los científicos que tienen una perspectiva algo impersonal. Ese es el primer punto que debemos destacar y, en vista de esto, debemos admitir que una mejor comprensión de estos temas como lo es la higiene es más importante para el bienestar del niño que cualquier grado de lo que se ha llamado el amor instintivo de la madre.

Entonces, tomemos las más importantes cosas de las que depende realmente el bienestar del niño.  Depende -hablo por el momento del bienestar físico- de cosas tales como la comida, la ropa, la atención en la enfermedad o en alguna lesión, en la estipulación de un entorno bastante seguro y, años más tarde, en la instrucción. Precisamente, esas son las cosas que la mayoría de los padres no pueden proporcionar de forma conveniente como las brindaría una guardería bien administrada. Principalmente, no las pueden ofrecer porque la mayoría de los padres no tienen los conocimientos necesarios para esa tarea, por ejemplo, ellos no conocen cuál es la dieta conveniente para los niños. De hecho, ustedes pueden encontrar, hoy en día, un inmenso número de padres ignorantes que dan de comer carne y té fuerte o comida por el estilo a diminutos bebés, cosas que son obviamente malas para ellos y que no se les daría en una buena guardería. Además, los encontrarán arropándolos con un montón de ropa sobre ellos, no permitiéndoles el buen aire fresco que necesitan. Es que estos padres no pueden permitírselo porque en general viven en un lugar muy pequeño. Y se darán cuenta de que, en todo tipo de asuntos, los padres normalmente ineducados, tanto por la falta de conocimiento como por la falta de oportunidades, son muy incapaces de proporcionar al niño aquellas cosas que pueden ser proporcionadas en una guardería: luz, aire, libertad de movimiento, ruido, una dieta adecuada, etc. Todo ese tipo de cosas que son casi imposibles en un hogar común, son muy asequibles en un lugar previsto para los niños.

Sentado esto, cuando nos adentramos en materia psicológica, cuando nos acercamos a la vida mental del niño, encontramos el mismo tipo de asuntos. Y ahí hay que distinguir entre dos tipos de hogar. Está, por un lado, el hogar donde la madre tiene una familia grande en el cual se encuentra extremadamente ocupada, constantemente atareada en el cuidado de la casa, y así resulta incapaz para prestar la atención adecuada a sus hijos. Igualmente, en un grupo familiar de tal tipo probablemente la madre esté irritada constantemente con los hijos porque interfieren con su trabajo. Ella se pone de mal humor, irascible y difícil con ellos, y así en este tipo de hogar no se puede tener una buena relación entre la madre y los niños. Por otro lado, miremos las casas acomodadas, donde hay una pequeña familia. Ahí encontramos, de pronto, una madre muy concienzuda, ansiosa por hacer lo mejor posible para sus hijos. Digamos que ella tiene dos hijos a los cuales les da un grado de solicitud maternal que es lo adecuado precisamente para una familia de diez. Así cada uno de esos dos niños recibe cinco veces más de solicitud de lo que es bueno para cada hijo, y el pobre niño rico se siente todo el tiempo mirado, cada pequeña cosa lo pone nervioso, y así con todo y cada vez más. Al final, el pobre niño llega a un estado nervioso que no sabe realmente qué hacer.  Creo que ustedes podrán darse cuenta de que mucha atención es tan mala para los niños como demasiado poca. Y también, que hay demasiada atención, actualmente, en la crianza escrupulosa del niño.

Ahora bien, no he dicho nada sobre los padres malvados. Hay muchos más de lo que la gente piensa -ese tipo de padres que están en la mira de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Niños-. No he dicho nada de ellos porque no son, a pesar de todo, el problema principal. El punto es que incluso los buenos padres, mientras se encargan de la educación de sus propios hijos, no pueden tener con ellos una relación de afecto libre y espontáneo -por ambas partes -, que es la verdadera y buena relación entre los padres y los hijos. Yo no quiero abolir esa relación. Lo que quiero es liberarla de esas ataduras que las manos de los padres no dejan soltar mientras tengan a su cuidado sus hijos.

Pienso que el afecto, y no más que el afecto, es lo mejor que los padres pueden dar a sus hijos. Y, por lo tanto, sostengo que lo importante es que los niños en su instrucción, en su cuidado físico y en cosas así deben estar en manos de personas que tienen el conocimiento especial que es requerido para realizar bien esa tarea de organizar las actividades diarias, orientar una buena dieta, proveer luz, aire, libertad, etc. Asuntos que deben proveerse en otro lugar al hogar, pero, con todo, los padres deben mantener el libre afecto que es lo único en donde las mejores relaciones humanas pueden existir.

G.K. CHESTERTON: Del conjunto de observaciones muy interesantes que ha dado mi distinguido oponente, selecciono una proposición que es de sentido común – la única de todo lo que estuve escuchando con mucho respeto- según la cual nosotros queremos educar a nuestros hijos vivos y no muertos. Por su puesto, los niños son como un ducado fértil, no son entes caducados, como si estuvieran ya maleducados sin salida. Y perdono a un lógico como mi oponente las absurdas contradicciones en su discurso como las que Herbert Spencer y otros sostienen al afirmar, por ejemplo, que los niños deben aprender por experiencia que ser manducado por un precipicio mortal no es caducarse en un rancio error. Alguien tendrá, más bien, que educarlos.

Podríamos pensar que alguien que es pionero en la abolición de esta institución que es universal y fundamental para toda la humanidad nos podría contar entonces qué va a pasar con los niños. Pero mi oponente al principio comenzó aclarando que los padres son por naturaleza incapaces de cuidar a sus hijos, y añadió inmediatamente que él no nos iba a decir quién estaba capacitado por naturaleza para hacer esta tarea. Esto me parece que es dejar a los niños muy al borde del precipicio. Sé que sugirió algunas cosas, que voy a criticar en un momento, pero hay que resaltar que él en principio evita contradictoriamente cualquier responsabilidad para sugerir algún tipo de alternativa.  Él afirmó que no tiene nada que decir acerca de las personas que son aptas por naturaleza para ocuparse de los niños.

Ahora bien, debo confesar que, siendo de una vieja y dura escuela racionalista del pensamiento, el misticismo de esa frase en todo caso me desconcierta un poco. ¿Qué se entiende por “apto por naturaleza”? ¿Quién es la Naturaleza? Muchas personas, un poco rencorosas y desagradables, han acusado a mi oponente de una tendencia al escepticismo. Cuán obvio es que su tentación real es a la mitología. Esta diosa Naturaleza, la única deidad a quien adora, al parecer ha decidido que los padres de todas las personas son los peores sujetos para educar a los niños. Bueno, todo lo que puedo decir es que la Naturaleza ha sido muy lenta en decidirse; porque parece, solo mirándola superficialmente, que los gatos cuidan de sus mininos, los perros cuidan de sus cachorros, las marranas cuidan de sus cerditos, y así sucesivamente; y que incluso en la raza humana existe ese oscuro y curioso instinto que dice que las madres tienen una tendencia muy clara de ocuparse de sus hijos.

 Esto le muestra a él que su posición es algo tan enormemente subversivo, tan gigantescamente contradictorio que toda la pirámide y el sistema de la naturaleza deben ser alterados para salvar su arriesgada, llamativa y brillante contradicción. Es que él no mostró ni un caso que contradiga su punto de vista, sabiendo que dijo muchas cosas sobre nuestra experiencia como niños. Ahora bien, supongo que no estamos todos dispuestos a pararnos y contar historias de nuestra infancia, sin embargo, la historia de mi niñez sería que yo era un niño muy contento y que mis padres eran las únicas personas que yo podría imaginar que me pudieran hacer tan feliz. Y hay un largo testimonio en toda la literatura humana con la idea de que la infancia es el periodo más feliz del hombre. No voy a ocupar su tiempo en citarlos a ellos, pero estoy seguro de que mi oponente conoce casos innumerables donde las personas han testificado la felicidad de la infancia.

Pero aún me pregunto ¿quiénes son las otras personas que pueden cuidar a los niños? Y después de escuchar con mucha atención las observaciones de mi oponente, infiero que los niños deben ser trasladados, la mayor parte de su tiempo, a una cosa llamada guardería.  Ahora bien, cualquier persona de sentido común sabe, por supuesto, que hay alguna gente que tiene un verdadero talento para cuidar a los niños, un talento específico como cualquier otro. Algunas personas encantan a los animales, incluso otras pueden escribir versos. Existen, en efecto, tales personas que resultan siempre atractivas a los niños, pero ¿cuántas personas de ese tipo se imaginan que hay? ¿Van a dejar que se fuguen todos los niños hacia esa clase de amante de los niños? Esa persona ya está asediada por unos cincuenta niños, y mi oponente propone enterrarla bajo unos quinientos niños más. Y esto es tomar el caso como si se diera efectivamente. Es hablar de realidades. Si me perdonan, hablar sobre doctores y ciencia, medicina y sociología, guarderías, etc., no es hablar sobre realidades. Hay gente que tiene un gran talento para cuidar a los niños; pero Dios los ayude si todos los niños les van a ser despachados en esas guarderías. Pero ¿qué significa esto? Simplemente que hay que pagarle a un número de funcionarios que pretenden tener interés en los niños. Interés que, de hecho, por cierta misteriosa misericordia de Dios cum la naturaleza ustedes y yo hemos experimentado de nuestros propios padres por una ley natural.  Tendremos, al final, que gastar mucha plata pagando a unos ordinarios funcionarios públicos.

Todos sabemos qué tipo de funcionarios son. Seres humanos comunes y corrientes, aunque un poco más aburridos. Tendremos que pagar un montón de plata a funcionarios con el fin de hacer algo que unas ciertas personas -los padres- naturalmente ya lo vienen haciendo. Sería como un loco que, mientras llueve, riega las plantas sosteniendo un paraguas. Se está cortando una existente fuerza natural con el fin de suplirla por una maquinaria artificial, despilfarrando deliberadamente el dinero –un método muy antieconómico-. ¿Cuál es esa maquinaria? La guardería. ¿Es que no se sabe que, como dijo un pedagogo no tan famoso como mi oponente, que el principal problema de la educación moderna son las vastas, tumultuosas y grandes clases mal controladas por muy pocos profesores? ¿Nadie sabe que hay demasiados niños para un profesor, y que debe tener infinitos más si trasfieren los niños de las familias -donde hay normalmente dos seres humanos para cuidar de un niño- a una escuela u hostal o cualquier otra cosa como quieran llamarle, en la cual hay doscientos niños para ser cuidados por un funcionario? Debemos quitarnos esa curiosa y vieja falacia Fabiana según la cual hay un ilimitado número de geniales funcionarios y una inmensa cantidad de dinero para pagarles; y que ellos deben hacer de sustitutos de una cosa que es realizada –imperfectamente, por supuesto, porque es algo humano- por personas normales encargadas de eso. Los padres son imperfectos: los papás son imperfectos, las mamás son imperfectas.  ¿Y nos piden que creamos que los doctores son perfectos, que los maestros de escuela son perfectos, que los inspectores de guarderías son perfectos?

Mi oponente ha dicho que las madres a veces están irritadas con sus hijos. ¡El cielo sabe que sí!  Cuando recuerdo cómo era yo con mi madre me sorprendo de que ella no se pusiera tan molesta como de verdad lo estaba. Pero ¿quieren decirme que las madres se encolerizan más fácilmente que los pobres, cansados, agotados y estresados funcionarios y señoritas que manejan los hijos de otras personas? No se puede manipular el verdadero hecho original y natural; y es pura sofistería intentar modificarlo. Por alguna razón, quien sea que puso esto ahí –ya sea la diosa en quien el señor Russell cree, o Dios en quien yo creo- es indudable que hay una fuerza, una energía según la cual ésta determinada función es desempeñada por las madres y los padres con entusiasmo, con afecto y, debido a que las personas son seres humanos, con aguante y paciencia hasta el final, así lleve al martirio. No estoy hablando, por supuesto, como instantáneamente me podrían objetar, del sentimentalismo de las madres. Al contrario, es mi oponente quien está hablando del sentimentalismo con respecto a los niños. Aquí está el pequeño Tommy. Es una perspectiva tremenda que afecta desagradablemente a los que son impacientes y a los que se dicen ser imparciales como si el niño fuera alguna cosa que el gato ha traído o algo que debe ser arrojado por una ventana o a una papelera. Tommy, de todos modos, está aquí. Se puede, sin embargo, con buen dinero elaborar una organización social, pagar a una cantidad de personas que se aguanten al pequeño Tommy durante muchas horas del día en las guarderías o en cualquier lugar, pero no podemos esperar que el pequeño Tommy tenga algún atractivo por ellos.  Ellos están mucho más propensos que la madre a estar cansados de él en pocas horas. Nosotros sabemos como un hecho -esto no es sentimentalismo, esto es un simple hecho- que ella no está cansada de él, que él podría estar irritado con ella, pero ella no está molesta con él. Es decir, ella está irritada correctamente, no está permanentemente molesta. Ella sigue amando como un hecho vigente a su pequeño Tommy. Es decir, alguien quien se encarga de una función social y pone su interés en el niño hasta el final, incluso si es colgado.

……….Fin de la primera parte.

 

 

Chesterton: algunos apuntes sobre el matrimonio

“Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen”

G.K. Chesterton

Leer los escritos de Chesterton (fines del S.XIX- principios del XX) es encontrarse con nuestro presente, con la rabiosa actualidad. La capacidad premonitoria del escritor inglés, procedente de su profunda fe y de su exquisito y atinado razonar, se muestra por doquier en su obra, ya sea novela, ensayo, poesía o cualquier otro género literario.

A esa capacidad, Chesterton le insufla un humor delicado, pero cortante como espada de dos filos; una manipulación del lenguaje – sobre todo por medio de la paradoja y la ironía- que si, en un principio nos produce extrañeza, se abre camino, poco a poco, a iluminar con su narración la realidad. Ya que Chesterton es un gran amante de la realidad y, por ello, de la verdad. Busca explicar y hacer fácil la comprensión de la realidad. De la realidad fantástica u ordinaria, de la realidad más o menos rocambolesca (Borges), de la realidad de lo material y de
lo inmaterial … , para desde esa búsqueda de la realidad-verdad, cabalgar a lomos de la fe por los prados de un futuro mundo mejor.

Y, según nos dice el autor lo primero con que se encuentra el hombre en el mundo es con una familia. Con un padre y una madre. Pero con su sentido lúdico, comienza u espléndido artículo, titulado matrimonio moderno, con una oposición paralelística en la que afirma negativamente que no existe pensamiento sobre el matrimonio en la en la modernidad.

Dice así:

Se me ha pedido que escriba algo sobre el matrimonio y el pensamiento moderno. Tal vez fuera más apropiado escribir sobre el matrimonio y la ausencia moderna de pensamiento

No obstante el artículo tiene como propósito reflexionar sobre algunas cuestiones acerca del matrimonio. Destacaremos algunas que consideramos muy relevantes. A continuación de esa entrada, cargada de humor, Chesterton afirma que la naturaleza misma del matrimonio tiene como finalidades básicas la protección y la educación. Entendemos que estos dos factores suponen no sólo un crecimiento físico y social, sino también intelectual y religioso, que formen el bagaje con el cual el niño, el adolescente, el adulto y el anciano caminen por la vida y hagan frente a un mundo harto complejo.

Junto a estas finalidades, quiero destacar algunas características necesarias del matrimonio, destacadas por Chesterton:

La permanencia. Entiende que el amor no sólo compete al cuerpo, sino al alma también, dado que el hombre está llamado al amor en su totalidad. El amor humano cuando se vehicula a través del matrimonio es un darse el hombre a la mujer y la mujer al hombre de modo exclusivo, libre y permanente. Y en esa libertad se cumple

La fidelidad. La fidelidad a la palabra recíproca, dada por el hombre y la mujer, no coarta la libertad de los mismos, sino que es la base de la libertad de elección de los cónyuges. y únicamente los esposos que conforman una familia estable, libre y permanente, son capaces de complementarse para cumplir las tareas de protección y educación de los hijos.

Para finalizar diremos, con Chesterton que si los matrimonio tienen problemas, lo mejor no es destruirlos, sino arreglarlos.

Pickwick

 

Esbozo de una sociedad sana

materiales 4
para una política teológica cristiana
Cf. http://www.arzobispodegranada.es
en el blog: Ciudad de Dios y de los hombres.

Texto nº 4.
G. K. Chesterton, The Outline of Sanity [“Esbozo de una
sociedad sana”]. El texto que se reproduce aquí en versión
española está tomado de G. K. Chesterton, Collected Works,
Ignatius Press, San Francisco, vol. V, 1987, pp. 35-209. De
momento, reproducimos sólo el Índice de contenido y la
Introducción, pp. 41-53. [Todas las notas al pie de página
son del traductor.]

Chesterton es considerado un autor “de derechas”, y para muchos
sería claramente un conservador. Su defensa del matrimonio y de la familia,
su oposición al divorcio, muchos de sus ensayos y libros publicados
parecerían justificar esa apreciación.

Sigue leyendo

Chesterton en la radio

 

Por encontrarlo sumamente interesante y ser una completa introducción al pensamiento de nuestro autor, además de por contener hermosas piezas musicales, recomendamos escuchar con tranquilidad esta interesante audición de Radio Clásica, de Radio Nacional de España, programa Musica y Pensamiento, dedicado a Chesterton.

Disfruten

http://www.rtve.es/alacarta/audios/musica-y-pensamiento/musica-pensamiento-chesterton-27-01-19/4954368/

Hace unos días recibimos esta comunicación  de la AMERICAN CHESTERTON SOCIETY. que os remito por medio de este link.

https://www.chesterton.org/wp-content/uploads/2018/06/ACS_Annual-Conference-2018.pdf

Por si a alguien le interesa y para su difusión.

Saludos

Maestro de intuición y razón

Nuestro amigo Antonio Rubio Plo, generosamente nos autoriza a publicar este artículo suyo editado en la Revista Alfa y Omega, nº 720.

En 1911, se publicó El candor del padre Brown, el primer volumen de las aventuras del sacerdote detective, creado por Gilbert Keith Chesterton. El escritor era un gran admirador de Sherlock Holmes, pero no hizo participar métodos deductivos, en los que el centro de atención del lector se desplaza más hacia las pistas materiales que hacia los móviles de la conducta de los seres humanos.

Alec Guinness, actor que interpretó al Padre Brown.

A diferencia de Holmes, el detective chestertoniano padre Brown es un hombre humilde y tranquilo. La humildad está asociada a la forma de ser de un sacerdote que es consciente de que su ausencia puede llevar a los propios servidores de Dios, aunque sean piadosos y se muevan por móviles elevados, a hundirse en horrendos pecados, tal y como leemos en el relato El martillo de Dios.
El padre Brown ocupaba aparentemente en las historias un segundo plano, y a veces no se le mencionaba hasta la mitad de la narración. Los auténticos protagonistas parecían ser los afectados por el hecho delictivo: víctimas, inocentes, culpables, testigos o policías. Sin embargo, el padre Brown, sin dejar de lado las deducciones, resolvía los casos porque prestaba más atención al método intuitivo, con el que trataba de iluminar el claroscuro de las acciones humanas. Brown es maestro de intuición y de razón. Ambas son complementarias y, junto con la fe, ayudan al sacerdote detective a ponerse en el lugar de los criminales, pero su misión no se reduce a entregarlos a la policía. En ocasiones, busca incluso su arrepentimiento para que obtengan el perdón divino, sin que esto sea incompatible con que tengan que responder, además, de sus actos ante las autoridades humanas.

La fe es amiga de la razón

Desde el primer relato en que aparece, La cruz azul, podemos comprobar que el padre Brown es el primero en someterse a los límites de una recta razón. Se rebela contra el lugar común, que dista mucho de haber desaparecido en nuestro tiempo, de reducir lo religioso a lo emotivo, a la búsqueda continua de lo sobrenatural. Un sacerdote de una antigua, o nueva, religión pagana arremetería contra la razón, y también lo haría todo aquel que viva sumido en el fideísmo, pero eso no lo haría un sacerdote católico. Sería mala teología, tal y como recuerda Brown a su amigo Flambeau, un ladrón que luego se pasará al lado del bien. Por lo demás, el padre Brown es un hombre razonable, mucho más que algunos que hacen del racionalismo su bandera y se obstinan en confundir la religión con la superstición. Tal es el caso de Aristide Valentin, jefe de la policía de París, un notorio anticlerical, que no duda en cometer un delito con tal de perjudicar al aborrecido catolicismo. Lo peor es que no quiere tener conciencia de estar actuando mal, porque cree ciegamente que todos los medios serían válidos con tal de erradicar esa superstición de la cruz que se opone a la nueva religión del progreso. No es casual que Valentin sea el prototipo del orgulloso, aunque muchos le considerarían un hombre bueno por la defensa de sus convicciones hasta la locura. Y si de locuras se trata, en otra historia, El ojo de Apolo, Chesterton se anticipa a la llegada de supuestas religiones liberadoras, las que dicen rendir culto a la naturaleza, hasta extremos de irracionalidad, y el padre Brown tendrá que recordar que el Sol siempre ha sido el más cruel de todos los dioses.

El padre Brown y Miss Marple

Hay otro famoso personaje de ficción que presenta afinidades con el padre Brown. Es Miss Marple, la solterona creada por Agatha Christie, que suele llegar a la solución de los enigmas comparando las actuaciones de los implicados en el caso con determinadas conductas de los vecinos de su pueblo, Saint Mary Mead. Su intuición le lleva a concluir que los seres humanos no son tan diferentes en sus vicios y virtudes. Y es que, a diferencia de algunos autores modernos de novela policíaca en la que los malvados son más inteligentes, no hay lugar para el relativismo moral en las obras de Chesterton y Agatha Christie. Ambos sabían perfectamente lo que era el bien y el mal, sin duda porque pertenecían a una cultura en la que se leía la Biblia con frecuencia. De ahí que creyeran que el mal no era algo propio de unos pretendidos superhombres, sino algo propio de quienes obran por debajo de su condición humana. Incluso el egocéntrico detective Hércules Poirot no se quedará en las apariencias a la hora de hacer trabajar a sus células grises. Por ejemplo, le dice a Miss Brewster que el sol brilla y el mar es azul, pero a la vez le recuerda que el mal está en todas partes bajo el sol. Se trata de una cita del Eclesiastés 3, 16, y que sirve de título a la novela Maldad bajo el sol, en la que el mal flota en el ambiente, al igual que en el Karnak, el crucero de lujo, escenario de la trama de Muerte en el Nilo. El mal existe y acaba saliendo a la luz, pero, desgraciadamente, los culpables en esas novelas no encontrarán un detective o un policía con las mismas entrañas de misericordia que el padre Brown.

 Antonio R. Rubio Pl

 

El espíritu de la Navidad’, de G. K. Chesterton

Nuetro amigo Luis Daniel González, nos autoriza a incluir en nuestro blog este hermoso articulo en relación al libro de GK recientemente publicado.

Como acaba de salir en castellano «El espíritu de la Navidad», un libro con artículos de Chesterton sobre la Navidad, aprovecho la ocasión para recordar algunas réplicas que dio a ciertos comentarios recurrentes sobre la cuestión, y de paso para reproducir algunos textos suyos sobre qué significa esa fiesta.

A quienes afirmaban que las Navidades están llenas de costumbres anteriores al cristianismo, Chesterton les decía que no es que haya costumbres paganas en Navidad, sino que hay costumbres que han sobrevivido al paganismo, como sobrevivieron al industrialismo y como sobrevivirán al capitalismo. Muchos fueron paganos antes de ser cristianos pero eso no los hace paganos.

En otro artículo apuntaba cómo decir que las Navidades contienen muchos elementos del paganismo es otro modo de decir que contienen muchos elementos de humanidad. Ahora bien, la naturaleza de la combinación de todos esos elementos depende de la naturaleza de la selección y, por tanto, de la autoridad de quien los selecciona. Por ejemplo, hay quienes están siempre tratando de incluir la fe en un sistema de folclore en lugar de procurar incluir el folclore en un sistema de fe; quienes están empeñados en alargar el mito para cubrir muchas religiones, en vez de permitir a una religión que cubra muchos mitos.

Otra vez subrayaba lo pedante que resulta intentar explicarle a un hombre por qué hace una cosa que tanto ese hombre como el mismo autor de la cosa pueden explicar muy bien y de forma muy distinta. Así, a quien nos habla de que el origen de la Navidad está en que algunos antiguos escandinavos celebraban una fiesta en mitad del invierno en la que quemaban unos troncos grandes y demás, hay que replicarle: vale, y ¿qué se podría esperar que hicieran los antiguos escandinavos en el invierno?, o, al revés, ¿es que acaso esperabas que quemaran los troncos más grandes en verano? O bien, a quien afirma que la Navidad recuerda que algunas tribus antiguas adoraban al sol o, más probablemente, que comparaban algún héroe o dios con el sol, se le puede responder: ya, pero muchos poetas han comparado a su dama con el sol sin que eso quiera decir que la imaginasen como si fuese un mito solar. En cualquier caso, si de ahí alguien concluyese que las Navidades son una especie de adoración del sol, la única respuesta que se le podría dar es que no, es que es se trata de algo completamente diferente. Y si quien lo afirmara siente algo del espíritu que vive detrás de los símbolos, lo primero que cabría esperar de él es que apreciase la diferencia entre cosas tan opuestas como adorar al sol y seguir una estrella.

A quienes se quejan del sentido comercial de las Navidades en nuestro mundo les hacía notar que hay quienes toman algo natural, lo pintan de mala manera y lo desfiguran con añadidos artificiales, y después se quejan de que es algo antinatural y lo tiran. Al principio aceptan las alteraciones como mejoras y, al final, cada supuesta mejora sirve para mostrar que la cosa no debería ser alterada sino abolida. Esto es lo que algunos hacen con las Navidades: primero las vulgarizan y luego las denuncian por vulgares, primero las hacen comerciales y luego desean suprimir la Navidad pero conservar el comercio.

En general, no es extraño que quienes comprenden el cristianismo como si fuera una especie de combinación «del optimismo carente de fundamento de un ateo americano con el pacifismo de un hinduísmo amable», entiendan el espíritu de la Navidad como si fuera esparcir acebo y muérdago por lugares donde, si algo no hay, es el verdadero espíritu de la Navidad, o identifiquen ese espíritu con la publicidad ajetreada y bulliciosa que vemos alrededor. Pero quien desee ser original, o volver a los orígenes, debe recordar una obviedad: la Navidad fue, y sigue siéndolo allí donde se celebra de verdad, una fiesta familiar; y su razón, su única razón, era y sigue siendo de índole religiosa pues recuerda una familia feliz a la que los cristianos llamamos Sagrada Familia.

En cuanto a la explicación sobre lo que significa la Navidad son excelentes estos párrafos de El hombre eterno:

«Ninguna leyenda pagana, anécdota filosófica o hecho histórico, nos afecta con la fuerza peculiar y conmovedora que se produce en nosotros ante la palabra Belén. Ningún otro nacimiento de un dios o infancia de un sabio es para nosotros Navidad o algo parecido a la Navidad; es demasiado frío o demasiado frívolo, o demasiado formal y clásico, o demasiado simple y salvaje, o demasiado oculto y complicado». Con la Navidad sentimos como «algo que nos sorprende desde atrás, de la parte oculta e íntima de nuestro ser», como si encontráramos algo en el fondo del propio corazón que nos atrae hacia el bien, como un «momentáneo debilitamiento que, de una forma extraña, se convierte en fortalecimiento y descanso».

«No es más inevitable relacionar a Dios con un niño que relacionar la fuerza de la gravedad con un gato. Ha sido creada en nuestras mentes por la Navidad porque somos cristianos, porque somos psicológicamente cristianos aun cuando no lo seamos en un plano teológico. En otras palabras, esta combinación de ideas, en frase muy discutida, ha alterado la naturaleza humana. Realmente hay una diferencia entre el hombre que la conoce y el que no. Puede que no sea una diferencia de valor moral, pues el musulmán o el judío pueden ser más dignos según sus luces, pero es un hecho patente acerca del cruce de dos luces particulares: la conjunción de dos estrellas en nuestro horóscopo particular. La omnipotencia y la indefensión, la divinidad y la infancia, forman definitivamente una especie de epigrama que un millón de repeticiones no podrán convertir en un tópico. No es descabellado llamarlo único. Belén es, definitivamente, un lugar donde los extremos se tocan».

En nuestra sociedad más o menos todo el mundo conoce la historia de Herodes y la matanza de los Inocentes, pero no todos perciben en ella «la sombra de un gran fantasma gris por encima de su hombro» y no todos se dan cuenta de que aquella fue la manera en que los demonios celebraron a su modo la primera fiesta de Navidad. Y sigue Chesterton: «A menos que entendamos la presencia de ese enemigo, no sólo perderemos el elemento clave del cristianismo, sino también de la Navidad. La Navidad en el cristianismo se ha convertido en algo que, en cierto sentido, es muy simple. Pero como todas las verdades de esa tradición es, en otro sentido, algo muy complejo. No se trata de una única nota, sino del sonido simultáneo de muchas notas: la humildad, la alegría, la gratitud, el temor sobrenatural y, al mismo tiempo, la vigilancia y el drama. No es un acontecimiento cuya conmemoración sirva a intereses pacifistas o festivos. No se trata sólo de una conferencia hindú en torno a la paz o de una celebración invernal escandinava. Hay algo en ella desafiante, algo que hace que las bruscas campanas de la medianoche suenen como los cañones de una batalla que acaba de ganarse. Todo ese elemento indescriptible que llamamos atmósfera de la Navidad se encuentra suspendido en el aire como una especie de fragancia persistente, o como el humo de la explosión exultante de aquella hora singular en las montañas de Judea hace casi dos mil años. Pero el sabor sigue siendo inequívoco y es algo demasiado sutil o demasiado único para ocultarlo con nuestro uso de la palabra paz. Por la misma naturaleza de la historia, los gozos de la cueva eran gozos en el interior de una fortaleza o de una guarida de proscritos. Entendiéndolo correctamente, no es indebidamente respetuoso decir que los gozos tenían lugar en un refugio subterráneo. No sólo es verdad que dicha cámara subterránea era un refugio frente a los enemigos y que los enemigos estaban batiendo ya el llano pedregoso que se situaba por encima de ellos como el mismo cielo. No se trata sólo, en ese sentido, de que las hordas de Herodes podían haber pasado como el trueno sobre el lugar donde reposaba la cabeza de Cristo. Se trata también de que esa imagen da idea de un puesto adelantado, de una perforación en la roca y de una entrada en territorio enemigo. En esta divinidad enterrada se esconde la idea de minar el mundo, de sacudir las torres y los palacios desde los cimientos, igual que Herodes el Grande sintió aquel terremoto bajo sus pies y se tambaleó con su vacilante palacio».

Cada uno de los cinco párrafos primeros corresponde a un artículo distinto de Chesterton: «Christmas and the Peasant Traditions» (1921), «A Christmas of Peace» (1918), «Christmas and the Progressive Movement» (1910), «The Winter Feast» (1936), «El espíritu de la Navidad» (1910). Se publicaron en distintos medios y, luego, algunos, en recopilaciones diferentes. Los dos últimos, junto con más artículos y textos sobre la cuestión, están en la recopilación que mencioné arriba: El espíritu de la Navidad, Sevilla: Espuela de plata, 2017; 224 pp.; col. Clásicos y modernos; trad. de Aurora Rice; prólogo de José Julio Cabanillas; ISBN: 9788417146207. Originalmente se tituló The Spirit of Christmas y se publicó en Londres: Xanadú, 1984.

Una edición de El hombre eterno (The Everlasting Man, 1925) está en Madrid: Cristiandad, 2004; 348 pp.; trad. de Mario Ruiz Fernández; ISBN 10: 84–7057–488–4.

 

La esfera, el poliedro y la cruz

Nuestro amigo del  club, D. Antonio R. Rubio Plo, amable y gentilmente nos ha permitido publicar este interesante artículo suyo incluido en su magnifico blog mundosdeculturayfe.  Muchas  gracias Antonio.

El papa Francisco es un gran admirador de Chesterton. Si rastreamos los textos de muchas de sus intervenciones públicas, como cardenal o como pontífice, no encontraremos alusiones directas a Chesterton, pero sí ecos del pensamiento chestertoniano. Un ejemplo es la instrucción apostólica Evangelii Gaudium, en la que cualquier admirador del escritor inglés sabrá relacionar la alusión del papa a la esfera, entendida como símbolo de la globalización, con su novela La esfera y la cruz, publicada en 1910.

En realidad, el papa Bergoglio no aludió expresamente a la esfera y la cruz, si no a la esfera y el poliedro, entendidos como símbolos geométricos opuestos, y que expresan dos formas muy diferentes de concebir el mundo. Francisco rechaza la globalización concebida como homologación. Cabe deducir que esa la globalización mala, la que intenta uniformar, muchas veces en nombre de metas elevadas como la paz o la democracia, las distintas culturas privándoles de la riqueza de su diversidad. No es extraño que el pensamiento débil, uno de los nombres del relativismo, se sienta a gusto en esta perspectiva, y además presuma de aspirar a la justicia y el bienestar universales por medio de una fría mezcla de pragmatismo e irracionalismo, aun a costa de ignorar que su planteamiento es inhumano.

Una cosa es el mercado y el consumo, y otra muy diferente la cultura, que debe ser protegida de uniformidades deshumanizadoras. Recordemos las palabras de Juan Pablo II en la UNESCO en 1980: “El hombre vive una vida verdaderamente humana gracias a la cultura”. De esto sabía mucho un pontífice que contempló como su Polonia natal sobrevivió a la pérdida de su independencia política gracias a la llama de una cultura humanista y cristiana alimentada por la mayoría de sus habitantes. Así pudo escapar esta nación a la uniformidad dictada por los imperios alemán, ruso y soviético. Del mismo modo, en el mundo globalizado de nuestro tiempo, tal y como recuerda el papa Francisco en Evangelii Gaudium: “El modelo a seguir no es la esfera, en la que se nivela cada relieve y desaparece cada diferencia; el modelo en cambio es el poliedro, que incluye una multiplicidad de elementos y respeta la unidad en la variedad. Al defender la unidad, defendemos también la diversidad” (236)

Contra la tendencia uniformadora de la esfera, nos previno Chesterton hace más de un siglo. El escritor se rebeló ante la idea de que la evolución o el progreso llevaran a fundir unos seres con otros, algo que él comparaba a una pesadilla. La esfera del progreso, defendida en su novela por el editor ateo James Turnbull, tenía bastante de fatalismo, de inevitabilidad, aunque al mismo tiempo pasaba por ser un símbolo de la perfección.  A esta perfección creían haber llegado algunos intelectuales representantes del progreso en la época de Chesterton: Ibsen, Zola, Tolstoi o Bernard Shaw, criticados implícitamente en La esfera y la cruz. Se presentaban como defensores de la justicia e incluso hablaban del amor. Sin embargo, ese amor, como bien aprecia el rival de Turnbull, el católico Evan McIan, no tiene nada de benigno y paciente. Antes bien, la palabra “amor” se asemeja a algo duro y pesado como el ruido de unas botas. McIan, es decir Chesterton, se anticipa a denunciar una moral, que hoy es políticamente correcta. En ella golpear a otro es malo porque hace daño, pero no porque le humilla. Tampoco está bien matar porque es algo violento, aunque no porque sea injusto. El escritor inglés ha presentido el triunfo del pensamiento débil, y sus palabras son un reproche a aquellos no tienen muy claro lo que es la naturaleza humana. Han separado tanto la fe de la razón, que han puesto en peligro la propia razón. Se entiende así que Chesterton vea una cierta afinidad entre otros dos personajes de su novela, Pierre y Madeleine Durand, padre e hija: “El padre creía en el Hombre, la hija creía en Dios, pero ninguno de los dos creía en sí mismo, que es una debilidad decadente”.

Podríamos añadir que la esfera despreciaría al poliedro porque lo considera imperfecto al no estar uniformizado, pero también despreciaría a la cruz. El profesor Lucifer, personaje imprescindible de La esfera y la cruz, afirma que la cruz va contra la racionalidad porque uno de sus brazos es más largo que el otro. Es un objeto bárbaro y arbitrario, un signo de contradicción. Por tanto, no es digno de coronar la esfera, pese a que así aparezca en la cúpula de algunas catedrales como la de San Pablo en Londres. Lucifer se permite corregir al arquitecto diciendo que es la esfera la que debe rematar la cruz, sin querer darse cuenta de que la esfera se caería.

Es muy posible que un día, el papa Francisco nos sorprenda citando expresamente a Chesterton. Después de todo, siendo cardenal, ha animado a abrir la causa de beatificación y canonización de un escritor que fue ejemplo de bondad y sentido del humor.

Antonio R. Rubio Plo

Newman en Chesterton

El Padre Ricardo Aldana, SdJ. a petición nuestra y gustosamente, nos  ha remitido este artículo suyo, publicado en la revista “Toletana, cuestiones de teología e historia”,  nº 30,2014. Nuestro mas sincero agradecimiento.

El artículo está relacionado con el contenido de la charla que el Padre Aldana nos regaló a los miembros del Club Chesterton de Granada, el pasado 22 de Septiembre sobre la influencia del Cardenal Newman en Chesterton.

Ian Ker, G. K. Chesterton. A Biography. Oxford University Press 2011, 747 páginas, formato mayor.

   

Conocido sobre todo por sus estudios sobre John Henry Newman, de quien ha escrito la biografía más autorizada que existe, profesor de Teología en la Universidad de Oxford, Ian Ker ha publicado esta biografía de Gilbert Keith Chesterton, monumental como la de Newman, partiendo de una intuición de base: el verdadero heredero de Newman en el pensamiento católico inglés es Chesterton.

La obra sigue el método de unir un conocimiento detallado de los libros de Chesterton con la recolección de todos los elementos posibles: cartas, noticias de periódicos, testimonios recogidos en las precedentes biografías. Se puede decir que no falta nada a este trabajo, que todo ha sido tenido en cuenta y de todo se da cuenta. Además, el autor escribe con una notable empatía con su personaje estudiado, de modo que el buen humor de Chesterton brota inagotable de cada página. En comparación con otras biografías del popularísimo escritor inglés, sin prejuzgar los méritos de cada una, tenemos ahora una más completa que otras en cuanto a los datos biográficos y más detallada en cuanto a la exposición de las ideas. No se puede sino recomendar vivamente.

Naturalmente el orden de la exposición es cronológico. En él los acontecimientos son los hechos tanto como los libros. Los primeros son tratados rigurosamente, sobre todo cuando ha habido polémica en torno a ellos. En algunos casos en los que la información es mucha se da cuenta hasta de las menores circunstancias, como cuando se trata del sospechoso testimonio, no exento de resentimiento, de Ada Jones, Mrs. Cecil Chesterton, o  de los dos viajes a Estados Unidos. Los libros, como ya decíamos, son expuestos con más o menos detalle según la importancia de cada uno.

Es especialmente delicada y brillante es la descripción del matrimonio de Chesterton con Frances Blogg. Ker consigue hacerla siempre presente, como de hecho estuvo siempre presente en el trabajo de su marido. El misterio de la fecundidad cristiana de este matrimonio sin hijos se hace patente. Cada uno en su papel, pues nada habría sido para Frances más ridículo que querer ser una colega de su famoso marido, viven un amor mutuo desbordante hacia la tarea del gran escritor, que se debe al trabajo de él y al amor de ella.

Excelente es también la exposición cuando se refiere a la crítica literaria de Chesterton. Ker mismo es un experto en literatura inglesa, de modo que los trabajos sobre Dickens o Browning o Stevenson son expuestos con especial justeza, dejando ver el diálogo misterioso que atraviesa los tiempos entre los grandes autores y los buenos lectores. En cambio, no se tiene tanto en cuenta en la biografía la preferencia del biografiado por las novelas policiacas, que no deja de ser un rasgo distintivo e importante en la forma total de su pensamiento.

En fin, sería necesario hablar del contenido de cada capítulo. Pero renunciamos a hacerlo para detenernos sólo en alguno de estos rasgos sobresalientes, y no tanto dando cuenta de lo que Ker escribe sobre ellos, sino intentando acoger la invitación a preguntarnos por el secreto de la fecundidad del pensamiento de Chesterton.

Respecto del carácter de heredero de Newman, Ker lo reconoce primero en los hechos, además de que ambos escriben desde la fe y al servicio de la fe: ambos han escrito novela y, sin ser grandes poetas, tienen poesía por momentos grandiosa. Los dos han brillado especialmente como polemistas de ironía irresistible en su defensa del catolicismo. En cuanto a las ideas, se hace ver que Chesterton conocía extensamente los escritos de Newman. Escribió sobre él en su libro The Victorian Age in Literature, pero, además de esto, piensa con él muchas veces. Se puede decir que Chesterton parte de las conquistas teológicas de Newman, especialmente de la valoración de la Iglesia de Inglaterra como, en el fondo, ineludiblemente protestante a pesar de los esfuerzos de los anglo-católicos. Seguramente el anglocatolicismo no ejerció nunca una atracción sobre Chesterton porque Newman había padecido ya por ambos –y por muchos otros- la dificultad interna de su existencia y el discernimiento doloroso, de modo que el acercamiento a la fe cristiana de Chesterton fue siempre un acercamiento al catolicismo, si bien su entrada a la Iglesia se hizo esperar. Desde luego, la continuidad entre Newman y Chesterton no está en los temas tratados por ambos, sino más bien en el espíritu católico que ejerció todos sus derechos en los dos. Quizás por eso parece que la relación entre ambos se difumina un poco a lo largo del libro de Ker, a veces del todo, especialmente cuando la exposición es tan detallada y prolija que difícilmente se conserva la visión más total. Esto dicho no como crítica, sino como indicación de un campo de investigación de grandes dimensiones que se abre al comparar a los dos autores.

¿No hay un modo similar en la consideración de la historia? Son análogas, nos parece, la visión sobre Grecia y Roma, sobre las herejías, sobre la historia de la Iglesia, sobre Europa unida y dividida. ¿No hay una posición semejante respecto del romanticismo? El aprecio de Newman por las novelas románticas inglesas guarda cierta semejanza con el de Chesterton por la obra de arte cercana a la gente común. El enjuto clérigo y el enorme periodista, coinciden especialmente como autores respectivos de las Lectures on the Present Position of Catholics in England y la Apologia pro vita sua, por un lado, y Orthodoxy, por otro, pero, de nuevo, no en la semejanza de los argumentos tratados ni en el estilo literario, sino por el talante y la visión católica. En el fondo y aunque a primera vista no es tan visible, lo que acerca tanto entre sí a Newman y a Chesterton nos parece que es la intención común de ambos autores geniales de servir a la fe de los sencillos, como máximo honor posible, y la forma del pensamiento que se basa en la sorpresa inicial insuperable (“la vida es más grande que el pensamiento”, dice Newman, “lo más extraordinario es lo natural”, escribe Chesterton), conservada en el gusto por la imagen concreta, llena de verdad infinita, ya en la poesía, mucho más en el Evangelio y en toda la Escritura. Se diría que éste rasgo de la tradición cristiana de Inglaterra revive en ambos, junto con el amor por la herencia de Grecia y Roma dentro de ese amor católico que se interesa en todo desde Jesucristo.

Otro rasgo notable de esta biografía es el de permanecer en todo momento en la originalidad de Chesterton sin enrolarlo en ningún movimiento cultural que le fuera ajeno. La evidencia de su genial originalidad, se nos permita la redundancia, es para Ker incontestable desde el panorama de las letras inglesas que conoce perfectamente. Chesterton dialoga con sencillez extraordinaria y con gran competencia con todo tipo de autores ingleses, de Chaucer a Conan Doyle pasando por todos los grandes, con teólogos y con santos, con el mito y con la filosofía, con el arte vanguardista y con el arte antiguo. Pero en este diálogo Chesterton es tan receptivo como personal en la respuesta. Es inclasificable. Es amigo de Bellocq, pero su pensamiento y actitud no tienen el sello de lo reaccionario. Proviene de la cultura de su tiempo, pero no es ni victoriano ni antivictoriano, no es americanista ni antiamericanista, es muy británico y muy crítico de Inglaterra, no es un académico pero no tiene nada contra el mundo académico. Si no hay ciencia de lo particular, como dice Aristóteles, menos aun hay categoría ya hecha para el gran pensador. Nos atreveríamos a decir que, a pesar de toda su polémica con Bernard Shaw, Chesterton comprende mejor que nadie en el catolicismo las objeciones de Nietzsche al cristianismo, y por eso sabe exactamente por qué teniendo tantas razones finalmente no tiene razón. También Chesterton está solo y también él ve caer el mundo occidental por la disolución de sus tradiciones en el nihilismo. También ve el terror de la ausencia de Dios y lo que significa. Pero le diferencia de Nietzsche sobre todo el acto de fe por el que cree que Dios mismo ha padecido la ausencia de Dios, o sea, que Dios mismo ha muerto y entonces la resurrección ha llegado a ser la última palabra. Por eso, en lugar de la tensa espera de los nuevos valores que darán sentido a la vida del hombre, Chesterton puede escuchar la primera risa del Creador al jugar con su criatura y saber que el juego, atravesando por la aventura de este mundo, continuará por siempre en el tiempo y en la eternidad.

La idea chestertoniana más destacada por Ker es la que se refiere a la visión cristiana del mundo el cristianismo como una doctrina sobre los límites, a diferencia de las religiones y filosofías del infinito. El infinito es el enemigo más poderoso del cristianismo, porque sólo los límites permiten conocer al Dios verdaderamente infinito. Nos encontramos en lo que la metafísica denomina diferencia ontológica. En efecto, Chesterton dice en su Autobiografía que él mismo reconoció sólo tardíamente que su visión del mundo se correspondía con la metafísica del ser de Santo Tomás de Aquino. En Chesterton esta idea tiene un origen explícitamente cristológico, lo cual se podría encontrar resumida en estas palabras: «Para los cristianos Dios no está obligado y limitado a tener que ser meramente todo; Él tiene también la libertad de ser algo [por la encarnación]»  (p. 426, citando The Uses of Diversity).

De esta forma de la analogía del ser surge toda la vitalidad del pensamiento de Chesterton, porque establece el centro desde el que puede referirse a tantos argumentos, todos ellos tratados como el periodista que por definición no es un especialista en nada, como decía él mismo (“Señora, yo soy un periodista, o sea, no sé nada”). La fuerza de su pensamiento está en la libertad con la que puede seguir la evidencia del ser como sorpresa que sólo puede suscitar agradecimiento, por encima y más allá de todo el mal humor puritano, que no acepta que el Bien conviva con los pecadores. Se podría decir que Chesterton en todo momento ve la realidad desde su origen y, por tanto, según su idealidad garantizada por el Creador. Esta capacidad se puede denominar «sacramentalidad natural», como él mismo se expresa, es decir, la condición real de las cosas como manifestación de misterios que ellas mismas no son pero que sólo con ellas se nos dan. Éste es el ámbito fontal de su pensamiento, en donde coinciden 1. la palabra agradecida al Origen («mi primitiva religión de la gratitud», como primera fase de su camino hacia la fe cristiana), las más de las veces expresada simplemente como buen humor, 2. la contemplación atenta de las más diversas cosas bajo esa luz poderosa («no hay cosas aburridas, sólo hay hombres aburridos»; «lo importante no es ser un buen poeta sino ser poeta») y 3. la comunicación con los hombres («soy periodista hasta cuando escribo novelas, por eso soy un mal novelista»).

Pero la unidad de estos elementos se conserva gracias a otro: la imagen. También Newman había defendido que hay más verdad en las imágenes evangélicas que en las definiciones conciliares. Por su parte, Chesterton recuerda que había visto en Brindisi, Italia, antes de su conversión al catolicismo, una «imagen muy ordinaria» de la Virgen María, en la que finalmente reconoció algo que «era más noble que mi destino, el más libre y el más duro de todos mis actos de libertad». Prometió entonces hacerse católico. Y más tarde explicaba: «Quiero decir que los hombres necesitan una imagen, única, colorida y clara en sus perfiles, una imagen para evocar instantáneamente en la imaginación cuando hay que distinguir lo que es católico de lo que se dice ser cristiano e incluso de lo que en cierto sentido es cristiano. Ahora difícilmente puedo recordar un tiempo en el que la imagen de Nuestra Señora no haya estado con mucha definición en mi mente al mencionar o al pensar en todas estas cosas; y también al disputar con el mundo en favor de ellas y conmigo mismo contra ellas; porque tal es la condición antes de la conversión. Pero si la figura era distante, o era oscura y misteriosa, o era un escándalo para mis contemporáneos, o era un desafío a mí mismo, nunca dudé de que esta figura era la figura de la fe; de que ella representaba, como un ser humano completo, y meramente humano, todo lo que este Asunto tenía que decir a la humanidad. En el momento en que pensaba en la Iglesia Católica pensaba en ella; cuando intenté olvidar la Iglesia Católica, intenté olvidarme de ella» (cit. de la biografía de Maisie Ward, en p. 416).

Todos los demás recursos de Chesterton (la poesía, la creatividad literaria, la capacidad polémica) son secundarios respecto de esta integración de gratitud a Dios, contemplación de Su mundo y comunicación con el hombre de la calle, bajo el amparo de esta imagen clara. La indudable impresión de tantos de que Chesterton acierta con extraordinaria frecuencia en lo que dice respecto de temas muy diversos, es el efecto del contacto que se produce en sus lectores entre las cosas tratadas, su delimitación en un contexto más amplio y su misterioso origen y destino. Y si tal contacto es el que produce toda expresión artística, hay que concluir que las más de las veces Chesterton es un artista, aunque no seguramente en el arte de la forma literaria excelente, sino en una forma nueva del arte de la retórica, que ha sabido incorporar el momento dialéctico (en el sentido de Platón y San Agustín) del discurso mediante la presencia continua de la imagen poética. Valga como ejemplo la sorprendente comparación entre San Francisco de Asís y Santo Tomás de Aquino, en la que, reconociendo todas las diferencias, los dos espíritus son identificados en un mismo propósito y punto de partida: la Encarnación. La imagen de la mula y el buey en el portal de Belén, que incorpora al «hermano asno», como San Francisco llamaba al cuerpo, y al «buey mudo», como se apodaba al joven estudiante Tomás, rige en todo momento una comparación cuyo contendido es de gran alcance para la historia del pensamiento cristiano. O el imaginario discurso de Santo Tomás dirigido a los «señores platónicos cristianos», Padres de la Iglesia y venerandos monjes medievales, para justificar su recurso a Aristóteles: ese diálogo imaginario en realidad ha tenido lugar, ciertamente no como conferencia a un auditorio de santos varones de gusto platónico, pero sí es una descripción de la forma de pensar del Doctor Angélico, precisamente como diálogo, no como ruptura.

Con tal luz y lucidez Chesterton aborda todos sus temas: los que se refieren a los problemas de su tiempo respecto de la familia, la educación, el trabajo, la propiedad privada, la política sanitaria, las guerras sucesivas; los que se refieren a la literatura, los grandes autores, los autores contemporáneos, las novelas de misterio; los que se refieren a la historia de la humanidad iluminada desde la cueva de Belén, con lo que esto incluye de valoración del mito y de la filosofía, de la historia del cristianismo, de las herejías, de la naturaleza del catolicismo en contraste con el puritanismo y con el infinito indeterminado. Todo se relaciona con facilidad: la desmesura que no conoce límites amenaza desde Alemania y desde Japón (habiendo muerto en 1936, es evidente que su visión fue profética respecto de la Segunda Guerra), el Estado moderno que para hacer libres a los ciudadanos los subyuga como en ninguna otra época al asumir competencias de garante de la verdad metafísica y religiosa. El puritanismo que rechaza la confesión de los pecados defiende una falsa inocencia peligrosísima, porque engendra totalitarismos. Simplemente hay que advertir que toda esta crítica del mundo moderno no tiene un ápice de conservadurismo, sino que se basa en la convicción de la resurrección del cristianismo, que parece agonizar en nuestros días. Pues la Iglesia no desaparecerá precisamente porque ya ha desaparecido y resucitado varias veces en la historia.

La biografía nos deja, no obstante su completitud, algunas preguntas, sobre todo por lo que se refiere a la valoración del pensamiento de Chesterton. Por un lado no parece suficiente la identificación de una media docena de «major books» que hace Ian Ker (Ortodoxia, Dickens, San Francisco de Asís, El Hombre Eterno, Santo Tomás de Aquino, Autobiografía), ciertamente sin pretensiones de rigurosidad. En verdad estos libros logradísimos como tales son piezas especiales, pero en cualquier otra página, escrita para un periódico o como crítica literaria, a propósito de las novelas policiacas (que Chesterton leía continuamente) o de grandes obras, brilla repentinamente la gran intuición que puede cambiar la vida de un hombre. Y esto obliga a preguntarse por el alcance del pensamiento de Chesterton: ¿es realmente, como dice E. Gilson, uno de los grandes pensadores de la humanidad de todos los tiempos que oculta su inteligencia en las bromas? ¿o es sin más el apologista del cristianismo adecuado para su época y aun para la nuestra? Ker presenta la opinión de Gilson y simpatiza con ella. Por su parte le basta la atribución de la heredad de Newman, que apunta en la misma dirección, sin mayor justificación de lo dicho por el historiador de la filosofía

Aun así, a partir del enorme trabajo de Ker se pueden entrever los caminos para definir la aportación de Chesterton a la teología y la filosofía, así como a la historia de la cultura. Por un lado, el recurso a la paradoja es, según Henri de Lubac, necesario en el pensamiento cristiano; en Chesterton encontramos no sólo geniales paradojas que señalan hacia una verdad más grande, sino ya una síntesis, más bien oculta entre las paradojas, cuyo centro es la unión de sobrenatural y natural en Jesucristo y desde Él en toda la vida humana.

En cuanto a la forma del pensamiento, Chesterton habla del cristianismo como quien habla de la catequesis que ha recibido en la infancia, como una doctrina que hay que aprender y seguir sin pretender dominar, con la distinción única de que este catequizando responde con todo su pensamiento y con toda su vida a la fe anunciada. Chesterton es un teólogo genial, porque es un catequizando verdadero, discípulo de la Palabra de Dios, que no se avergüenza de ir a la catequesis con todos sus juguetes, por si Dios quiere jugar un rato con ellos. Véanse las páginas deliciosas dedicadas al estudio que hizo Chesterton del Penny Cathecism para ser recibido en la Iglesia Católica (capítulo undécimo, America and Conversion).

Respecto del contenido del pensamiento, los misterios cristianos son siempre tratados desde el punto de vista elegido en la primera juventud: desde la sorpresa inicial nunca dejada atrás, cada uno de ellos aparece como infinitamente más grande que lo que se pueda decir. Entonces, sin pretender explicar tales misterios, habla de la vida humana que se encuentra continuamente con ellos. Pero precisamente así surge la profundidad teológica del encuentro de Dios con lo humano. Dos misterios presiden este encuentro: el de la Encarnación y, necesariamente, el de la Trinidad de Dios; los dos han producido la conversión de la mente humana en alma cristiana.

 

 

 

 

Chesterton en Borges (Prólogo)

                Cuando se lee a Borges a través de su ceguera, sufre una especia de shock, pues reconoce estar ante lo maravilloso, pero a la vez puede sufrir el desencanto propio del que lee un cuento carente de final y que perdura, para siempre, en la incertidumbre. Así leemos en sus cuentos, sean de El Hacedor, de La historia universal de la infamia, de El Aleph, etc. Allí nada se precipitaba, del todo, a los abismos de Poe, Kafka o, incluso, H. James; ni, tan siquiera, se asomaba a la sima de la pesadilla.

            En voz de Borges, Chesterton no podía alinearse del todo con los antes mencionados autores, a pesar de su tendencia a la pesadilla. Entiendo el razonamiento borgiano, pero no lo comparto, en cuanto que éste no profundizó en la repetida “pesadilla”. Sobre todo, no encuentro reflexión alguna del autor argentino acerca de cómo se resuelve esa pesadilla.

                En Chesterton, la búsqueda de la Bondad sin apellidos, sin intereses. Conduce al asombro. Es el asombro de lo cotidiano maravilloso que nos aproxima en ocasiones a la descripción de un bello paisaje pleno de solaz y sosiego y, en otras nos arrima auna calle vericueto, donde se ha cometido un horrendo e incalificable asesinato. Un crimen vecino de la pesadilla.

                La novedad chestertoniana – Cuentos del Padre Brown, Manalive, El hombre que fue jueves…- consiste en articular una resurrección que eleve a lo humano, y lo saque de la pesadilla. Nuestro autor,  alejado ya del agnosticismo y de la teosofía juveniles, voltea en ágil pirueta su espíritu hacia el lado de la conversión, que le da ocasión a pasear por los frondosos campos de la gratitud, de la fantasía que no conduce ni a la locura, ni a la muerte, sino a la alegría que Dios quiere compartir con el hombre.

               Chesterton proyecta la salvación de la pesadilla desde su amor a los cuentos de hadas, que es el reino gozoso donde la razón y la admiración por la creación se hermanan. Chesterton salva la pesadilla, en fin, sublimando el misterio, que le ayuda a iluminar la realidad, a alumbrar las realidades que, siempre, para los buscadores de la Verdad y de la Bondad son noticia, novedad y navidad.

Pickwick/Reyes