Una carta del joven Chesterton, enamorado

Al fin he podido conseguir el primero de los volúmenes que Maisie Ward escribió sobre Chesterton. Maisie Ward (1889-1975) fue editora de algunas de sus obras y escribió la primera gran biografía, de la que son deudores todos los trabajos posteriores, con gran cantidad de fuentes primarias, muchas no disponibles de otra manera. Fue publicada en Buenos Aires en castellano en 1947, pero la versión original puede encontrarse en el Project Gutenberg. Como amiga personal de GK y su mujer, y de muchos de sus colegas, Ward pudo tener acceso a gran cantidad de fuentes, especialmente cartas, que nos muestran otra cara de Chesterton. Otra faceta, pero lógicamente, no muy distinta de las que ya conocemos.

Los jóvenes Gilbert y Frances

Los jóvenes Gilbert y Frances

Así que el mejor homenaje a esta obra va a ser la publicación de una carta del propio GK. Y como últimamente tenemos un tono demasiado serio, vamos a mostrar al más genuino Chesterton desde muy joven (1896). Es una misiva -sin fecha, como solía hacer GK- en la que cuenta a la novia de su amigo Waldo d’Avigdor, que está enamorado de Frances Blogg:

Querida Mildred:
Al levantarme esta mañana, lavé cuidadosamente mis botas con agua caliente y embetuné mi cara. Luego, poniéndome el chaqué con grácil facilidad y los faldones delante, bajé a desayunarme y alegremente vertí el café sobre las sardinas y puse el sombrero a cocer en el fuego. Estas actividades le darán una idea de mi estado de ánimo. Mi familia, viéndome salir de la casa por la chimenea y llevarme la rejilla del guardafuegos bajo el brazo, pensaron que alguna cosa preocupaba mi espíritu. Y era cierto.
Amiga mía, estoy comprometido. Sólo lo digo ahora a mis verdaderos amigos, pero no cabe duda de ello. La pregunta que surge en seguida es ¿con quién estoy comprometido? He estudiado el problema con gran atención y, por lo que puedo ver, las mejores autoridades indican a Frances Blogg. No creo que exista ninguna duda razonable de que ella es la dama. Es mejor tener ideas claras sobre estas cuestiones secundarias.
Soy demasiado feliz para escribir mucho, pero creí que quizá, recordase usted mi existencia lo bastante para interesarse en el incidente.
Waldo me ha ayudado tanto en esto y en todo, y estoy tan interesado en usted por amor de los dos, que me siento alentado a esperar que subsista nuestra amistad. Si alguna vez he cometido alguna descortesía o necedad, fue por inadvertencia. Siempre deseé complacerla (G.K. Chesterton, por Maisie Ward, p.83-4).

Anuncios

16 Respuestas a “Una carta del joven Chesterton, enamorado

  1. Qué gracioso es siempre pero enamorado más

    • Tienes razón: me encanta eso de “He estudiado el problema con gran atención y, por lo que puedo ver, las mejores autoridades indican a Frances Blogg”, así como lo de “tener ideas claras sobre estas cuestiones secundarias”. Sin embargo, hay un trasunto profético en la broma: hoy es más importante -al menos en los medios- estar enamorado que de quién se está. Se dice Fulano ya tiene otra pareja, y luego dicen con quién.
      Gracias por el comentario, que me da para explayarme.

  2. Muchas gracias por este regalo de carta. “Chesterton enamorado” es una estupenda redundancia (¿acaso se puede explicar algo de GKC sin el amor?).
    Salir de casa por la chimenea y llevarse la rejilla del guardafuegos bajo el brazo: eso es algo así como una “definición chestertoniana” -es decir, profunda e hilarante- del enamoramiento.
    Qué bonito que Blogg forme parte (esencial) de este blog.

  3. La carta es genial, Cherterton en estado puro. Genial. Gracias por compartirla. Un espléndido artículo. Enhorabuena.

    • Otro comentario que es también muy clarividente, al señalar lo de ‘Chesterton en estado puro’. Decía antes que esto es como una tertulia de las que tanto le gustaron a Chesterton, a través de los recursos técnicos. Muchas gracias por el agudo comentario!!

  4. Chesterton enamorado, sabio en las nubes y ánimo angelical es todo uno. Felicidades por la publicación de esta singular y bella carta.

    • Lo de sabio en las nubes, es como decía, Alfonso, por haber salido por la chimenea… aunque quedaría como un ‘ángel negro’, que diría Machín. Gracias por el comentario y participar en esta ‘tertulia’.

  5. Muchas gracias, Socabit, por el enlace a la entrada en la que se explicaba (perfectamente, por cierto) lo de “chesterton-blog”. ¡No la había visto!…
    En cuanto a lo del “ángel negro”… bien visto, pero creo que, con permiso de Machín, GKC se resistiría al hollín. No es casualidad que Chesterton escribiera la “Balada del Caballo… Blanco”, jajaja…

    • Acabo de darme cuente de que vamos a tener que abrir una etiqueta que se llame ‘colores’, porque desde el principio -‘Los países de colores’, ‘La caja de pinturas’- hasta el final -como este escrito- el color está siempre presente en la obra de Chesterton. Además, como señalé en una entrada, GK vería los colores como expresión de la libertad creadora. (https://chestertonblogdotcom.wordpress.com/2014/04/01/1786/).
      Saludos cordiales!

  6. Yes genial. divertida, desternillante, simpática, sutil y profunda… Un recreo para el alma y una bonita lección. Muchas gracias!

    • Gracias a ti por tu comentario y por añadir la palabra sutil…
      Si quieres leer algunos versos de Chesterton dedicados a su amada, haz clic en la etiqueta Frances Blogg de la columna de la derecha, y encontrarás un poesía dedicada a ella y otra para el día de los enamorados, también dedicada a ella. Espero que te gusten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s