Archivo de la categoría: Otros citan a GK

“Chesterton de pie”: una nueva obra sobre GKC

Hay que celebrar la llegada de esta excelente compilación de artículos sobre la vida y la obra de GK Chesterton. Con su origen en un congreso organizado por la Universidad San Pablo CEU de Madrid que, en febrero de 2012,  reunió a algunos de los principales especialistas en GK del mundo, el libro que ahora ve la luz contiene 29 trabajos sobre la figura del genial escritor. Se han publicado reseñas en diversos lugares, e incluso una entrevista a uno de los editores.

Como es lógico, los tema tratados son muy numerosos, pero como quizá es menos lógico, en todos se destila no sólo conocimiento y profundidad sobre GK, sino sobre todo cariño por el personaje. Muchos de ellos son obra de jóvenes estudiantes que quizá publican por primera vez y ven su nombre impreso en las páginas de un libro. Jamás olvidarán este peculiar encuentro con Chesterton.

Las grandes figuras son Joseph Pearce, que traza una breve e intensa semblanza; Aidan Mackey, que relata gran número de recuerdos personales, y a quien se debe la conservación de muchas obras y objetos de Chesterton; y Dale Ahlquist, presidente de la American Chesterton Society y gran divulgador del escritor en todo el mundo, cuya intervención ha tenido gran eco en los medios de comunicación. Como no es posible mencionarlos todos, señalaré sólo los trabajos de Salvador Antuñano, profundizando en la figura de GK como filósofo –del que hablaremos en su momento- y el de Pablo Gutiérrez y Ondina Vélez, que se enfrenta con valentía al concepto de la mujer en GK, uno de los pocos temas que podríamos denominar controvertidos entre los escritos de Chesterton, y que también merece su análisis detallado.

Algunos trabajos son históricos, otros tienen como tema central la cuestión del cristianismo, otros son más literarios. Pero muchos –especialmente los de los más jóvenes- poseen el encanto del encuentro personal con el escritor. Esos escritos tienen continuidad directa con el texto de Aidan Mackey: son un testimonio personal y quizá valen más que las ideas que se expresan en ellos. Me tomo la libertad de reproducir el sumario.

La publicación de este libro tiene aún más merito por ser resultado de la actividad del Club Chesterton de Madrid, pues la continuidad es lo más difícil. Por eso, hacemos llegar a los editores y a todos sus miembros nuestra más cálida enhorabuena por su iniciativa: club, congreso, publicación. Con todo respeto, sin embargo, tengo que discrepar del nombre que se ha dado a la compilación, Chesterton de pie… como si alguna vez hubiera estado de otra forma, como si por fin se hubiera levantado o vuelto de algún extraño lugar. Una de los fenómenos más sorprendentes de GK es esa especie de don profético que a todos nos asombra. Hasta que el mundo recupere la sanity, tendremos que echar mano de él, porque lo necesitaremos: como señala Alicia Canseco en su artículo, GK es un genio polivalente: su obra es inmensa y trata de todo lo que puede interesar a cualquiera: la vida cotidiana del hombre corriente, con sus maravillas y sus dificultades, y nos contagia su alegría porque es un hombre eternamente feliz.

Anuncios

La frase del día de Zenit, hoy

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.

Gilbert Keith Chesterton. (1874-1936)

El Orson que era Jueves

En 1938 la compañía Mercury Theatre, fundada por Orson Welles y John Houseman, saltó a las ondas con el programa “The Mercury Theatre on the Air”, en el que dramatizaron una infinidad de obras literarias. La más célebre, por supuesto, es “La guerra de los mundos”, por el pánico que provocó su entonces novedosa estructura de falso noticiario. Pero hay mucho más, eclipsado por la flota de naves marcianas, y para nuestra inmensa fortuna e infinito regocijo, alguien se está encargando de rescatar todos aquellos programas y ponerlos a disposición del público en descarga gratuita.

Hay de todo: Dickens (“Historia de dos ciudades”, “Los papeles del club Pickwick”, la inevitable pero siempre deliciosa “Canción de navidad”), Dumas (¡”El conde de Montecristo”!), Stoker (un “Drácula” arrebatador), Conan Doyle (Holmes, por supuesto), Verne (“La vuelta al mundo en ochenta días”), Conrad (“El corazón de las tinieblas”), Hugo (“Los miserables”), Saki (su maravilloso relato “La ventana abierta”, una deslumbrante exhibición de funambulismo entre el horror y el humor), o incluso una breve conversación entre Orson Welles y H. G. Wells, quien, como es sabido, fue buen amigo y cordial antagonista de Chesterton.

Y también hay lugar para el propio Chesterton: nada menos que “El hombre que era Jueves“. Aunque se trata de una versión sumamente condensada, la energía de los intérpretes y la fuerza del relato garantizan una escucha apasionante. Es más, la estructura de la novela, que va desplegando sus revelaciones como una caja china (¡o una matriushka!) hasta llegar al gran enigma que es Domingo, la hace idónea para un narrador tan aficionado a encajar misterios dentro de misterios como era Welles.

A propósito de la afinidad entre Welles y Chesterton, creo que el amigo Gilbert suscribiría casi palabra por palabra lo que dice Orson a propósito de Chartres en “Fraude”, en una secuencia que es el verdadero corazón de la película, oculto bajo numerosas capas de cinismo y habilidoso escamoteo. Si no la habéis visto, es muy recomendable: la secuencia de Chartres resulta mucho más conmovedora en su contexto y, en términos de lenguaje cinematográfico, “Fraude” fue tan innovadora e influyente como “Ciudadano Kane”.Image

Houellebecq, sobre William Morris

He leído esto y creo que podría encajar  aquí. El libro esta muy bien, lo recomiendo al igual que todos los del autor. Genial.

“Hacia el final se adhirió al marxismo, pero al principio era distinto, realmente original. Parte del punto de vista del artista cuando produce una obra, e intenta generalizarlo en el conjunto del mundo de la producción: industrial y agrícola. Hoy nos cuesta imaginar la riqueza de la reflexión política de aquella época. Chesterton rindió homenaje a William Morris en el Regreso de Don Quijote. Es una novela curiosa, en la que imagina una revolución basada en el retorno al artesanado y al cristianismo medieval que se extiende poco a poco por las islas británicas, suplantando a los demás movimientos obreros, socialista y marxista, y que conduce al abandono del sistema producción industrial en favor de comunidades artesanales y agrarias. Algo absolutamente inverosímil, tratado en una atmósfera de hadas, no muy alejado del Padre Brown. Creo que Chesterton puso en este libro muchas de sus convicciones personales. Pero hay que decir que William Morris, a juzgar por todo lo que se sabe de él, fue una persona extraordinaria.”

El mapa y el territorio, Michel Houellebecq, Ed Anagrama, pag 230.

Inauguramos la etiqueta ‘Otros citan a GK’

Es tanta la gente que cita a GK en un contexto u otro que bien merece la pena recoger algunas de éstas citas para mostrar lo rico y variado que puede llegar a ser.

He encontrado esta referencia sobre el placer. Está en la línea del sentido común, de la sanity, de la que GK era tan amigo. Hoy, la búsqueda de emociones, la búsqueda de intensidad en todo, acaba por echar las cosas a perder, al ocultar las dimensiones de nuestra limitada realidad. Pero será mejor que cada uno lo descubra por su cuenta.

Cualquiera que descubra que alguien cita a GK, que no deje de enviarme el enlace (o la publique él mismo, si es autor).

Short Story Review: “The Coloured Lands” by G.K. Chesterton

Un post interesante, a proposito del libro Los países de colores. He descubierto que los blogs de WordPress tienen la tecla ‘rebloguear’, muy util para redirigir un post cualquiera al tuyo.
Chestersoc

The Warden's Walk

Title: The Coloured Lands
Author: G.K. Chesterton
Format: Short Story
Pages: 5 (in Tales Before Narnia, edited by Douglas A. Anderson)
Published: 1925 (first)
Reason for Beginning: It is in the anthology I have, it is short, and I have heard wonderful things about G.K. Chesterton, who was supposedly one of the wittiest, most intelligent, and most imaginative writers of the early 20th century, and a Christian apologist to boot. This is the first anything of his I have read.
Reason for Finishing: It’d be pretty bad to not finish a story this short, but having it be so interesting is nice too.
Spoiler-free Synopsis: A mysterious (and awesomely dressed) man shows a bored young boy a new way of looking at the “mundane” world.

Ver la entrada original 1.031 palabras más